Servant-leader

El Servant-Leadership es un modelo de liderazgo en donde la meta última del líder es servir, a diferencia de los modelos tradicionales en donde la meta del líder es crear una organización o una empresa próspera, lo que puede -o no- alinearse con la meta de servir a la organización.

Un Servant Leader busca rodearse de personas que son mejores que él en uno o más ámbitos de su trabajo, para obtener el mejor resultado posible en pos del objetivo que están buscando. Colabora para tener un equipo de alto rendimiento, responsable, autorganizado, y al que propone de forma constante retos alcanzables que suponen un esfuerzo y que ayudan al desarrollo de las personas del equipo.

El Servant Leader motiva al equipo no sólo por medio de buenas palabras, sino creando un entorno en el que sus miembros se sientan seguros y valorados, donde pueden proponer ideas que serán discutidas por todos para ver qué aportan a los objetivos del equipo y donde esas ideas se convierten en realidades. Busca facilitar los entornos seguros, donde las personas que forman parte de los equipos se puedan expresar con libertad. Su objetivo siempre es ayudar a que las personas alcancen su máximo potencial y de ese modo aporten lo mejor de sí mismos.